Doce personas fallecieron luego de que un avión se estrellara al despegar en un aeropuerto de Afganistán.

El accidente ocurrió poco después de la media noche hora local, de acuerdo con el coronel Brian Tribus.

Cinco de las víctimas eran miembros de del servicio militar de Estados Unidos, otros cinco eran contratista y otros dos eran ciudadanos afganos.

Aún no se determina la causa del accidente. Tribus señaló a la cadena estadounidense “NBC” que no se reportaba ningún tipo de actividad hostil a la hora del accidente.

El avión era un C-130 con turbohélice de cuatro motores utilizados para el transporte de personal y carga de gran tamaño.