La Asociación de Concesionarios de Fabricantes de Vehículos (Acofave) manifestó la necesidad de no apresurar el proceso de análisis y estudio del proyecto de Ley de Tránsito, ya que por su complejidad y extensión, por la metodología utilizada para consensuarla y por los cambios que se van introduciendo en cada instancia de discusión, se requiere la oportuna revisión de parte de todos los sectores afectados por dicha ley.

Enrique Fernández, presidente ejecutivo de Acofave, expresó que la consolidación de las instituciones que regulan el tránsito en el país es algo muy conveniente, tal como propone el proyecto de ley, por la pluralidad de entidades que durante los años se han venido creando para dichos fines.

Fernández expresó la objeción de los importadores de vehículos a la limitación que intenta introducirse en lo relativo al tiempo de las garantías de los motores y transmisiones de los vehículos, la cual no debe ser objeto de dicha ley por no formar parte de su naturaleza, además de que ningún otro producto en el país tiene disposiciones legales sobre la duración de su garantía en términos de tiempo.

Manifestó también su apoyo al planteamiento de Consejo Nacional de la Empresa Privado (CONEP), reseñado por la prensa nacional, de que las autoridades del nuevo Instituto de Tránsito y Transporte Terrestre (Intrant) deben incluir a representantes del sector público y que resulta inaceptable que, en el consejo de dirección de dicho instituto, se incluya un solo representante del sector privado y cuatro representantes de los transportistas y taxistas del país.