Dos de los tres actores que saltaron al lago, aceptaron filmar la escena a pesar de que no sabían nadar.