El Comité Nacional de Lucha Contra el Cambio Climático (Cnlcc) informó que denunció ante varios bancos europeos que financian las plantas de carbón de Punta Catalina, que el gobierno pretende tomar 600 millones de dólares de los fondos de pensión de los trabajadores del país.

Esto, señaló el Cnlcc en un comunicado, para cubrir la ausencia del financiamiento de 656 millones de dólares por parte del Banco Nacional de Desenvolvimiento Económico y Social del Brasil (Bndes), una entidad bancaria bajo investigación de la justicia brasileña.

La queja fue presentada ante los bancos Société Générale (Francia), el Deutsche Bank (Alemania), el Banco de Santander (España), ING Bank (Holanda), Milán Banch (Italia), Branch of ING-DiBa AG (Alemania) y Unicredit S.p.A (Italia)

El Cnlcc señaló que debido a la crisis brasileña, que "aleja indefinidamente" el desembolso por parte del Bndes, el Gobierno está recurriendo a los fondos de pensión de los trabajadores "con la finalidad de solicitarles a los bancos europeos la entrega de 432.5 millones de dólares pendientes de un financiamiento total por 632.5 millones de dólares acordado para Punta Catalina".

Por último, consideró que la utilización de los fondos de pensión para financiar la construcción de plantas de carbón "es inaceptable aquí y en cualquier parte del mundo", al tiempo que criticó el proyecto de construcción de las plantas a carbón mundo por el alto grado de emisión de dióxido de carbono y de contaminación que producen.

"No sería ético que los fondos de pensión se empleen para reemplazar un financiamiento cuyo desembolso no ha sido posible por estar su otorgamiento bajo sospecha de tráfico de influencia y por estar involucrada en el mismo la empresa Odebrecht que ha sido encontrada culpable en Brasil de graves actos de corrupción y su presidente condenado a 19 años y cuatro meses de prisión", concluyó.