El Partido Revolucionario Moderno (PRM) acusó ayer al ministro administrativo de la Presidencia, José Ramón Peralta, de tráfico de influencias y conflicto de intereses por otorgar permisos de importaciones de alimentos a sus empresas en perjuicio de productores, comerciantes y consumidores.

Leonardo Faña, presidente del Frente Agropecuario, dijo en rueda de prensa que 76 beneficiarios del Tratado de Libre Comercio CAFTA 2016 recibieron en promedio 186.4 toneladas métricas de frijoles libres de impuestos, y que el ministro Peralta recibió, a través de su Empresa Agrocomercial Import, 2,662 toneladas métricas, equivalentes a 58,564 quintales.

Faña recordó que el Tratado de Libre Comercio CAFTA se estableció con el ideal de reglas claras y justas entre los pueblos de República Dominicana, Centro América y Estados Unidos, con la importación de productos alimentarios libres de cargas arancelarias, con el objetivo de beneficiar la economía familiar de los productores y consumidores y compensar renglones deficitarios de los países del acuerdo.

Siendo Peralta una especie de primer ministro del gobierno, y uno de los principales voceros del presidente Danilo Medina, debe esclarecer la forma privilegiada en que se beneficia del DR-Cafta en perjuicio de los productores, comerciantes y consumidores, dijo el líder agropecuario del PRM, que mostró una declaración jurada de Peralta en la que se establece la referida empresa de su propiedad.

Faña también denunció hace tiempo que Peralta recibe beneficios directos por más del 40% de los 880,000 quintales de habichuelas importadas al país, aparte del acuerdo DR-CAFTA, lo que registra que ha recibido beneficios netos por más de 200 millones de pesos, lo que significa una competencia desleal en perjuicio de los productores de los demás importadores, el comercio y los consumidores.

Una afirmación similar a la expuesta ayer por el PRM la hizo la semana pasada la Federación de Comerciantes Unión Económica, que denunció la exclusión de sus miembros de los contingentes agropecuarios del Tratado y acusó a Peralta de “aprovechar” su cargo para asignar a su propia empresa “la gran mayoría de los contingentes agropecuarios, lo que perjudica enormemente a los pequeños comerciantes”.