Un joven no identificado murió hoy en la ciudad haitiana de Les Cayes (suroeste) durante un reparto de alimentos, la segunda víctima mortal en una actividad de este tipo realizada en una zona seriamente afectada por el huracán Matthew.

El alcalde de Les Cayes, Gabriel Fortuné, confirmó el suceso y pidió calma a la población, para que este tipo de incidentes no vuelvan a producirse.

Residentes del lugar incendiaron neumáticos en señal de protesta por la muerte, que los lugareños atribuyen a la Policía Nacional Haitiana.

Recientemente, una adolescente de 16 años murió y otras tres personas resultaron heridas cuando la Policía Nacional de Haití disparó a damnificados del huracán Matthew durante un reparto de alimentos en la localidad de Dame Marie, también en el suroeste.

La Policía dijo en esa oportunidad, que el incidente se produjo cuando el reparto se salió de control debido al desorden de la gente.

Un reciente informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), precisó que la seguridad alimentaria de 800.000 haitianos se encuentra "seriamente" amenazada después de que el huracán Matthew "devastara" el 4 de octubre pasado la mayor parte de los cultivos del país.

"La temporada de siembra de invierno se acerca rápidamente. Los productores agrícolas lo han perdido todo. Si no actuamos ahora para proporcionarles los granos, fertilizantes y otros materiales que necesitan, no podrán sembrar y se enfrentarán a una persistente inseguridad alimentaria", dijo el representante de la FAO en Haití, Nathanaël Hishamunda.

Según datos del Programa Mundial de Alimentos (PMA), el Gobierno de Haití y la FAO, la situación es especialmente grave en la costa sur del país, donde el huracán tocó tierra.

La semana pasada, el ministro de Economía y Finanzas de Haití, Yves Romain Bastien, cifró en 1.890 millones de dólares los daños causados por el huracán Matthew a su paso por el país, con un saldo de al menos 573 muertos y 75 desaparecidos según cifras de Protección Civil.