El director del Departamento de Medios de Comunicación Social de la Conferencia Episcopal de Venezuela, Pedro Pablo Aguilar, afirmó este martes en Roma que si la mesa de diálogo entre el Gobierno y la oposición no avanza, es posible que haya una guerra civil en el país.

Aguilar acudió a Roma para acompañar al arzobispo venezolano que será creado cardenal por el papa Francisco el próximo 19 de noviembre, Baltazar Enrique Porras Cardozo, y en un encuentro con los medios fue preguntado sobre si piensa que el país corra el riesgo de sufrir una guerra civil.
Una cuestión a la que respondió con la frase: “Si la mesa de diálogo no avanza, es posible”.

Consideró que “han sido 18 años en los que se ha sembrado un lenguaje de odio” y lamentó que en Venezuela, “si uno no está a favor de lo que dice el Gobierno, es enemigo”.
“Hay un lenguaje muy agresivo en este momento”, afirmó, antes de señalar que “ha habido mucha represión”.

“No estoy diciendo que en los actores políticos de la oposición no haya violentos, tal vez, pero está comprobado que parte del Gobierno está preparado, porque tienen milicias, tienen colectivos armados”, sostuvo.

“Crisis humanitaria”

Lamentó que los habitantes de Venezuela sean “cada vez más pobres” y afirmó que el país atraviesa una situación de “crisis humanitaria”, una expresión que al Ejecutivo de Nicolás Maduro “le da alergia”, dijo.
Denunció que “diariamente mueren de uno a dos niños por desnutrición” y que “cada fin de semana por lo menos 200 personas” son asesinadas en Venezuela, además de que el país carece de medicinas y alimentos.

En esta línea, reflexionó sobre el premio que entregó la organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) el pasado año a Venezuela por reducir a la mitad el porcentaje de personas que sufren hambre entre 1990 y 2015.

Un reconocimiento que, dijo, no se corresponde con la realidad: A Venezuela “le han dado hace poco un premio por haber ayudado a bajar el índice de la pobreza cuando es todo lo contrario lo que sucede, pero tienen mucho dinero y han podido comprar conciencias”, dijo.

Frente a este contexto, observó, los “actores políticos” que participan en la mesa de diálogo “deben pensar en las soluciones políticas para (resolver) la situación” en la que se encuentra el país.

A Aguilar se le preguntó sobre la figura del expresidente del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero y su papel en el camino hacia el diálogo entre el Gobierno y la oposición en el país.
“Lo ven como amigo del Gobierno (...). Ha sido el Gobierno venezolano quien lo ha llevado y en sus declaraciones siempre se ve que inclina la balanza a favor del Gobierno”, juzgó.

Finalmente, celebró que el papa Francisco haya decidido crear a Porras Cardozo cardenal el próximo 19 de noviembre y reconoció que su nombramiento “para la Iglesia venezolana supone un respaldo”.