Un experto informático afirmó que la propuesta del conteo electrónico en las elecciones supuestamente se prestaría a acciones irregulares, incluyendo un alegado fraude electoral electrónico, ya que la misma obviaría la verificación por los testigos, pudiendo variar la realidad de los hechos y la intención del voto de los ciudadanos, según sea la configuración de los equipos, dependiendo del objetivo de quien haya configurado los mismos.

Gnove Neco, profesor universitario y destacado estudioso de la informática, dijo al periodista Andrés Matos, quien envió la información a esta redacción, que "lo válido y recomendable sería que se hiciera una auditoría previa a ese proceso votación, tanto en las boletas, escrutinios, transmisión y resultados de ese proceso".

"Cuando hablamos de tecnología aplicada a sistemas electorales mucha gente supone que es más transparente. No es así, no es más transparente, porque el control de un sistema informático lo puede hacer alguien a distancia sin estar presente, de modo que no es transparente, porque el votante sabe que se ha hecho con su intención del voto. por esto, nadie puede alegar que un sistema informático puede ser mejor que un sistema manual, imposible", afirmó.

Expresó que a distancia también, se le puede manipular con un control y un algoritmo, el que se le nivele una misma cantidad positiva a uno y la misma cantidad negativa a otro y no se altera el total, jugando con los números.

Señaló que el algoritmo es un programa, algo que pueda ser introducido para lograr objetivos previamente establecidos y tiene la ventaja que es algo que se introduce e inmediatamente puede desaparecer, por lo que hace difícil verse con una auditoría informática, debido a que no se queda fijo, entra y sale inmediatamente logra su misión. por lo que debe hacerlo alguien que tenga pericia tecnológica.

"La forma de auditar, podría ser, con una tinta infrarrojo, sensible a rayos ultravioleta, auditar las boletas y detectar las previamente marcadas, si las hubieran".

Manfiestó que es más fácil alterar un proceso de manera tecnológica que de forma manual, inclusive, a la larga distancia ya es posible la alteración tecnológica.

"Yo podría marcar previamente alguna cantidad de boletas y preparar los escáneres para que lean el infrarrojo, una marca previa y no la que el votante haya preferido", afirmó el especialista.

"Siempre será posible configurar los escáneres que puedan leer una escritura invisible y no la visible, es decir, una escritura infrarroja, obviando la visible, como pasa en el caso de los bancos, que leen alguna infrarroja para detectar la falsedad o no del billete, ya que, detrás de todo sistema electrónico, actúa un ser humano que lo configura, crea el mandato esperado", recalcó.