El ministro de Agricultura, Ángel Estévez, puso a disposición de los sectores productivos del país un plan de contingencia, que incluye la incorporación de la institución en todos los planes para enfrentar posibles emergencias en la actual temporada de huracanes.

El plan contempla una orientación a los productores agropecuarios del país sobre las medidas preventivas que se deben tomar para minimizar los efectos negativos sobre cultivos, animales y propiedades, que suelen acarrear fenómenos como inundaciones y deslizamientos propios de los ciclones y otros desastres naturales.

Estévez indicó que el Ministerio de Agricultura ha establecido este protocolo con el objetivo de contribuir a la reducción del riesgo ante de la posibilidad de presentarse de 11 a 16 tormentas tropicales para esta temporada, de las cuales cinco podrían convertirse en huracanes.

Además, con la puesta en ejecución del protocolo se busca asegurar dar respuesta oportuna a favor de la producción nacional, y mantener la seguridad alimentaria, ya que contiene las estrategias para la gestión de riesgos, así como prevención ante amenazas de sequía e inundaciones que pudieran presentarse en la República Dominicana.

El plan es un documento técnico que propone acciones para prevenir los efectos de fenómenos que se presenten y afecten el sector agropecuario, con la finalidad de proteger sus insumos, cultivos, animales e infraestructuras agropecuarias en todo el territorio nacional, principalmente en las localidades más vulnerables a los efectos de los fenómenos extremos y problemas que traen consigo, por efecto de la variabilidad climática y el cambio climático.

Busca orientar tanto a las autoridades del sector y el personal técnico de las ocho regionales, en cómo manejarse, antes, durante y después del paso de un fenómeno adverso, en el caso de tormentas, huracán u otros fenómenos naturales.

Al mismo tiempo, contiene estrategias puntuales que se pueden ejecutarse ante la amenaza de sequía.