Al menos cinco personas han fallecido, entre ellas dos niños, como  consecuencia de las crecidas de los  ríos y los deslizamientos de tierras, producto de las constantes lluvias ocurridas en los últimos días en diversas zonas del país.

Las muertes ocurrieron en las provincias: María Trinidad Sánchez, Santiago y Espaillat, según informaron  este lunes los gobernadores de las referidas demarcaciones , tras un encuentro sostenido en el Palacio Nacional con el presidente de la República, Danilo Medina.

En el encuentro el presidente Medina ordenó a los funcionarios prestar toda la ayuda que requieran las zonas afectadas.

En tanto que el gobernador de la provincia Espaillat  Diloné Ovalles, informó que a menos 90 personas han sido desplazadas en su zona.

De su lado Nápoles Jiminián, en Maria Trinidad Sánchez son 500 las familias afectadas, quien también asegura que el mayor daño recae en  la agricultura.