Al menos seis personas murieron en la localidad de Borgne, en el norte de Haití, debido a las intensas lluvias que se registran desde ayer y que han afectado a miles de personas en Cabo Haitiano (norte) y en Port de Paix (noreste), informaron hoy las autoridades.

Fuentes de los organismos de emergencias de Borgne informaron que las lluvias amenazan, además, a varios departamentos del país.

Protección Civil de Haití informó hoy que ha declarado la alerta roja (máxima) por la posibilidad de deslizamientos y aumento de las inundaciones.

A su vez, indicó que unas 200 viviendas han quedado inutilizadas por el agua caída y que en estos momentos varios equipos se encuentran evaluando los daños materiales y humanos causados, que, asegura, serán elevados.

La ciudad de Cabo Haitiano suele sufrir inundaciones con frecuencia y ya en 2012 fallecieron 20 personas por dicho fenómeno natural, mientras que en noviembre del año pasado murieron 9 y hubo más de 5.000 desplazados.

Las inundaciones en el norte del país han obligado a las autoridades sanitarias locales a intensificar las precauciones por temor a que reaparezca el cólera.

Cabo Haitiano es un zona de gran precariedad que se inunda fácilmente cuando llueve.

Haití está siempre en alerta cuando llueve por la deforestación existente.

A ello se une el hecho de que de los 4.266 kilómetros de carreteras, sólo 768 están asfaltados.