La Defensa Civil, en conjunto con el consorcio Oxfam- Plan International- Hábitat para la Humanidad, presentó en San Cristóbal primer el albergue desmontable de República Dominicana, destinado a dar respuestas a casos de emergencias.

Esta innovadora iniciativa es la única en el país y el Caribe, y según el director de la Defensa Civil, mayor general Rafael Emilio de Luna Pichirilo, “esto representa un hito en República Dominicana, por lo cual la idea es replicarla en todas las provincias”, aunque no dijo cuándo.

“Este es el primer albergue, pero posteriormente haremos un proyecto para replicarlo, este se estableció a fin de que sirva de modelo para los otros albergues, y lo importantes es que todos los elementos de construcción y de estructura aparecen en el país”, explicó de Luna Pichirilo, durante un recorrido por las instalaciones de este proyecto, ubicado en el sector Lava Pies de San Cristóbal.

El albergue desmontable, que tiene capacidad para 79 personas afectadas por desastres, puede ser armado y desarmado manteniendo su integridad y funcionalidad, y ha sido construido por más de 200 personas voluntarias, en el marco del proyecto “Fortaleciendo la resiliencia urbana a través de la protección humanitaria, la gestión de centros colectivos y la comunicación en San Cristóbal, República Dominicana”, con el apoyo de la Unión Europea.

El proyecto, que se implementa en los municipios de San Cristóbal y Cambita, tiene un costo de dos millones de pesos (unos 45 mil dólares por los dos módulos y los baños), y es financiado con fondos de ayuda humanitaria de la Unión Europea.

De Luna Pichirilo explicó que este albergue tiene alrededor de 276 metros cuadrados, es resistente a sismos, y está diseñado para soportar vientos de hasta de 200 kilómetros por hora, como los de un huracán categoría 3.

“El espacio está compuesto por una estructura metálica de soporte y paneles modulares de peso ligero para el cerramiento. El albergue tiene módulos diferenciados para los colectivos en situación de mayor vulnerabilidad en emergencia, como son los niños y niñas no acompañados por un adulto, mujeres embarazadas o con niños lactantes, o personas en situación de discapacidad”, detalló.

De acuerdo al mayor general De Luna, este refugio sigue todos los estándares de protección humanitaria en emergencia, y viene a formar parte de los centros que comúnmente se utilizan para acoger a quienes deban desplazarse por una determinada situación de emergencia.

Agregó que tiene disponibles unos furgones de 48 pies de altura para que inmediatamente se desarmen puedan ser trasladados a donde sea pertinente ensamblarlo.

Sostuvo que por su condición de móvil, podrá servir para familias afectadas en diversos puntos del país, y que esta estructura podrá ser trasladada a otra provincia, en caso de que la situación de emergencia lo amerite, no obstante, fue enfático en recalcar que “ya se están haciendo los aprestos necesarios para poder replicar, en un futuro no muy lejano, este tipo de estructura”.

 “Estos albergues van a marcar algo importante en República Dominicana porque van a procurar eficientizar las respuestas en las evacuaciones preventivas”, manifestó.

En la presentación del proyecto también estuvieron presentes gobernador civil de la provincia de San Cristóbal, Julio César Díaz, quien dijo que esta herramienta solamente va a traer beneficios a la comunidad de san Cristóbal, así como todo aquel que esté en tránsito por la ciudad en el momento que ocurra alguna situación de emergencia.

Afirmó que este albergue no solo va a simplificar los problemas cuando ocurran desastres naturales, sino que además va a ser más viable la labor de rescate y albergue, así como de prevención y mitigación.

De su lado, el director regional de la Defensa Civil, Genaro Ravelo, agregó que san Cristóbal cuenta con alrededor de mil 200 albergues, entre los que se destacan escuelas e iglesias, pero indicó que este albergue móvil impactará de manera directa, solo a los refugiados, sino a la comunidad completa.

“El objetivo es fortalecer la protección humanitaria de los colectivos más vulnerables que habitan en áreas urbanas y peri-urbanas, con especial énfasis en una mejor gestión de los centros colectivos o albergues y de la comunicación del riesgo a nivel nacional, provincial y local”, explicaron.

Prioridad a San Cristóbal

De Luna Pichirilo destacó que san Cristóbal es una provincia muy densamente poblada y hay muchos asentamientos humanos muy vulnerables, por lo cual, junto al consorcio Oxfam- Plan International- Habitat para la Humanidad, se decidió tomar a esta provincia para colocar el primer albergue móvil.

“La provincia de San Cristóbal está caracterizada por una alta exposición a amenazas naturales combinadas con factores de vulnerabilidad física, socioeconómica y ambiental, propias de la zona del sur del país”.

Explicó que todas las comunidades que están cercanas a fuentes acuíferas, como ríos, arroyos y cañadas, en áreas de influencia de sus crecidas son vulnerables, además de las construcciones informales, las cuales son vulnerables a los eventos sísmicos, “aunque la mayor amenaza que cierne sobre San Cristóbal son los eventos hidrometeorologicos, porque la gestión de riesgo en el crecimiento de las comunidades no se integró como debe de ser y por eso tenemos comunidades que han crecido de manera desorganizadas”.

Destacó que en cada provincia del país hay asentamientos vulnerables, por lo cual no están estableciendo orden de prioridad en alguna ciudad para que sea la segunda en poseer un albergue desmontable, sino que, el proyecto que están esbozando pretende dotar al país completo.

La directora de hábitat para la humanidad, Cesarina Fabián, también destacó que las condiciones de vulnerabilidad de san Cristóbal, con un historial de grandes desastres, ligado a las condiciones socioeconómicas y la presencia de un clima altamente variables, obligan a la comunidad a ser foco de atención para los organismos e instituciones que trabajan para la reducción de riesgos.

Dijo que el consorcio se siente muy complacido de ser parte de este proyecto que sin duda “producirá un impacto en la sociedad, sobre todo en las comunidades con mayor riesgo, que son las que abordamos en el proyecto”.

Calificó como una “especie de refrigerio para el alma el contar con una albergue como este, más por la temporada ciclónica que se pronostica como muy activa”.

Los representantes del proyecto destacaron además que en términos generales, República Dominicana, dada su ubicación geográfica, está expuesta a múltiples amenazas como huracanes o tormentas tropicales, sismos, deslizamientos, sequías; esta herramienta viene a palear la falta de refugios en el país, y así evitar interrumpir la actividades cotidianas, como la docencias, cuando se ha tomado un centro educativo como albergue ante casos de emergencias.

El responsable de acción comunitaria de Oxfam, Carlos Arenas, dijo que la idea surgió por el déficit de albergues que existe en el país, “entonces la mejor manera de potenciar este trabajo, es haciendo un dispositivo que pudiera ser desplazable”.

Costo:

40 mil euros , unos dos millones de pesos, es el costo aproximado de un albergue desarmable, el cual está compuesto por dos módulos y el área de baños.