El alcalde electo de Santiago, Abel Martínez, calificó de "abuso" y "acto de vagabundería" el incremento salarial para los nuevos cargos municipales que aprobaron ayer los concejales de ese Ayuntamiento.

El político, elegido en la boleta del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), afirmó en su cuenta oficial de la red social Twitter, @AbelMartinezD, que "constituye un abuso y un acto de vagabundería el aumento de salario aprobado por los regidores de Santiago, por demás inaplicable."

Además, en su página web, el actual presidente de la Cámara de Diputados publica una referencia a la decisión que autoriza a aumentar el sueldo de las nuevas autoridades municipales, pasando el ejecutivo municipal de los 260,000 a los 450,000 pesos mensuales, y el de los concejales de los 130,000 pesos a los 210,000.

Los concejales también aprobaron subir el salario de la próxima vicealcaldesa, Esmeraldina Vargas Pimentel de Pérez cuyo sueldo pasaría a ser de 230,000 pesos mensualmente, mas del doble de los 110,000 que se percibe actualmente por ejercer ese cargo, mientras que los emolumentos del resto de servidores del Ayuntamiento se elevarían en un 15 por ciento.

De aplicarse la decisión de los concejales, Martínez percibirá 5.4 millones de pesos anuales por ejercer su cargo al frente del consistorio de Santiago, cuando el sueldo de un alcalde hasta ahora 3.12 millones.

Con los incrementos salariales aprobados para alcalde, vicealcaldesa y concejales supondría incrementar el presupuesto destinado a sus sueldos para el periodo de gobierno, de cuatro años, en 31,691 mil pesos, eso sin contar lo que correspondería al aumento del 15 por ciento de los salarios de los demás empleados.

Solo 31 de los 41 regidores del consistorio estuvieron ayer presentes en la sesión en la que fue sometida la propuesta, presentada por Cándido Álvarez, del Partido Liberal Reformista (PLR) y, de esos 31, 16 dieron su voto a favor.

Entre los concejales que se opusieron a aplicar esta medida está el portavoz del Partido de Acción Liberal (PAL), Domingo Ureña, que apuesta por combatir el déficit de las cuentas municipales y reducir el presupuesto del año próximo.