El secretario general de la OEA, Luis Almagro, consideró hoy "grave" el hecho de que políticos latinoamericanos estén involucrados en la investigación periodística de los papeles de Panamá que ha destapado miles de empresas y activos opacos de personalidades de todo el mundo

"Preocupa la dinámica política que ha tenido todo esto y el involucramiento de actores políticos de distintos países de Latinoamérica (en la investigación), y eso sí lo considero grave", dijo Almagro a los periodistas tras su participación en la inauguración oficial de la asamblea de medio año de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) en Punta Cana.

De acuerdo con el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), esta situación obliga a adoptar un mayor control de la evasión fiscal y del lavado de dinero.

Asimismo, subrayó, que el tema debe ser visto de manera global.

"Tal y como está planteado el tema realmente nos afecta mucho, hay entornos de candidatos a elecciones, hay mucho sistema político involucrado en esto", añadió Almagro.

Para Almagro, tras este escándalo, Panamá "también debería ir ajustando su legislación. Es imprescindible. Los países para ir al desarrollo deben asumir estas responsabilidades internacionales, de transparencia", agregó

"Panamá se evitaría muchos problemas como este con una legislación más actualizada", pero apuntó que no se trata solo de aprobar nuevas normas, si no de aplicarlas de forma obligatoria.

La investigación sobre los papeles de Panamá abarca más de once millones de documentos del bufete panameño Mossack Fonseca, especializado en la gestión de capitales en paraísos fiscales, y afecta a más de 140 políticos y altos funcionarios de todo el planeta, entre ellos varios jefes o ex jefes de Estado.