Estamos constantemente siendo advertidos sobre los peligros de las drogas como la cocaína, cuando en realidad es más fácil engancharse con el azúcar.

La sustancia dulce es una de las sustancias más adictivas del planeta y la principal causa de enfermedades graves, como la diabetes y enfermedades cardiovasculares.

“Uno de los principales problemas con el azúcar refinado –y edulcorantes en general– es una tendencia a promover a comer en exceso, lo que puede conducir al aumento de peso e inhibir su pérdida”, dice la nutricionista Christine Bailey.

Y no creas que los edulcorantes artificiales son una alternativa saludable, como agrega la experta: “Estudios recientes indican que potencialmente alteran la regulación del apetito y la respuesta metabólica”.

Afortunadamente, puedes aún mantenerte dulce con estos sucedáneos.

SteviaLa stevia ya es un popular edulcorante natural bajo en calorías. Extraído de las hojas de la planta de stevia rebaudiana, ha sido utilizado durante siglos en América del Sur.

“Es increíblemente dulce y no tiene prácticamente ninguna caloría”, dice Bailey. Ella sugiere elegir una marca que utiliza la planta entera, ya que muchos en el mercado utilizan únicamente ciertos ingredientes activos y no toda la planta.

Bailey continúa: “Si bien existe cierto debate acerca de sus beneficios, la mayoría de la evidencia indica que la stevia, utilizada en cantidades razonables, es un edulcorante natural inofensivo (y posiblemente beneficioso).”

La stevia podría ser un edulcorante muy útil, sobre todo para personas con desequilibrios de azúcar en la sangre o que prefieran utilizar un edulcorante no calórico.

Jarabe de yacón

El jarabe de yacón es un agente edulcorante extraído de las raíces tuberosas de la planta de yacón, autóctona de los Andes.

Para hacer el jarabe, el tubérculo se convierte en jugo, se elimina la pulpa y se reduce y concentra el líquido.

“Es un jarabe dulce que sabe un poco como la melaza, mientras que mantiene un índice glucémico bajo. El jarabe de yacón es un edulcorante con IG bajo y por lo tanto evita los picos de glucosa en la sangre”, dice Bailey.

Otro punto positivo es que “contiene una gran cantidad de inulina, un fructooligosacárido que tiene un sabor dulce, pero no se digiere en el intestino delgado y en su lugar actúa como una fibra prebiótica.

“Al ser rica en fibra prebiótica eso significa que puede tener beneficios para la salud digestiva mediante el apoyo a un flora intestinal saludable.”

Lo Han Kuo

Lo Han Kuo o “Monk Fruit” (fruta del monje) es otro edulcorante natural similar a la Stevia, pero más difícil de encontrar.

“En China, el fruto Lo Han se ha utilizado como edulcorante durante siglos, y es cerca de 300 veces más dulce que el azúcar”, dice la nutricionista. Los chinos lo llaman la “fruta de la longevidad” porque los campos de las montañas escarpadas de la región de Guangxi –donde se cultiva– tienen un número inusual de residentes centenarios.

“Los mogrosides en la fruta parecen tener propiedades antioxidantes, así como beneficios para la diabetes y potenciales propiedades anti-cancerígenas”, dice la experta.

El xilitol y eritritol

Sus nombres no suenan muy naturales, pero no te dejes engañar: xilitol y eritritol son alcoholes de azúcar (polioles), un tipo de carbohidratos de baja digestibilidad, conocidos por ser edulcorantes populares de bajo IG .

“Naturalmente presente en frutas y verduras, el xilitol normalmente se deriva comercialmente del abedul o el maíz. A diferencia de los edulcorantes artificiales, los alcoholes de azúcar no son completamente libres de calorías, porque somos capaces de digerir y absorberlos hasta cierto punto”, dice Bailey.

A menudo se utilizan en la goma de mascar sin azúcar y se dice que el xilitol ayuda a prevenir la caries. Naturalmente contenido en peras, vino, sandía y uvas, el eritritol se absorbe casi por completo, pero no se digiere. Además, casi no proporciona calorías.

El azúcar de coco

El azúcar de coco es relativamente nuevo en la familia de los edulcorantes naturales. Está hecho de la savia, que es el líquido azucarado que circula en la planta de coco.

“El azúcar de coco contiene trazas de ciertos nutrientes, incluyendo hierro, zinc, calcio y potasio, así como inulina, un tipo de fibra que puede retardar la absorción de glucosa,” dice Bailey.

Con un valor calórico similar al azúcar de mesa, no es una alternativa baja en calorías.