El arquero suplente de Chapecoense, Jackson Follman, perdió sus dos piernas luego de que les fueran amputadas con el fin de salvarle la vida. Sin embargo, su estado de salud es crítico y su vida corre serio peligro.

Por otro lado, desde el hospital de Rionegro aseguraron que otro de los sobrevivientes, Alan Ruschel, sufre fractura de columna pero que esto no le afectaría la movilidad, una vez se recupere. Su estado también es reservado.