El británico-estadounidense Angus Deaton ha ganado el Nobel de Economía 2015 por su análisis sobre consumo, pobreza y bienestar, anunció ayer la Real Academia de las Ciencias Sueca.

El fallo recalcó la contribución de este profesor de la universidad de Princeton, de 69 años, al estudio de las decisiones individuales de consumo, un elemento clave para el “diseño de políticas económicas que promuevan el bienestar y reduzcan la pobreza”.
 

Deaton ha logrado relacionar las elecciones individuales con los indicadores agregados, poniendo en contacto el mundo de la microeconomía con el de la macroeconomía, y ayudando a transformar su estudio y comprensión.

Su obra gira en torno a tres grandes cuestiones: ¿Cómo distribuyen los consumidores su renta entre los diferentes bienes y servicios? ¿Cuánto se ahorra y cuánto se gasta en el conjunto de una sociedad? y ¿cuál es la mejor manera de medir la pobreza y el bienestar?

Sobre las decisiones individuales de gasto, Deaton planteó el Sistema Casi Ideal de Demandas (AIDS) un método “flexible pero sencillo” de estimar cómo la demanda de un producto determinado depende del precio de todos los bienes y servicios y de los ingresos del consumidor, explicó la Academia de las Ciencias Sueca.

Este aporte se ha convertido en una herramienta que no sólo sirve para explicar patrones de consumo, sino también para evaluar cómo un cambio en política fiscal, por ejemplo, una reforma del IVA, puede afectar al bienestar de distintos grupos sociales.

Sobre el ahorro y gasto agregados, Deaton demostró que “el análisis de los datos individuales” de ingresos y consumo es “clave” para explicar los patrones que luego se perciben en los datos macroeconómicos.

El galardonado recibirá un premio de 954,000 dólares.