El Comité Electoral de la Asociación Nacional de Jóvenes Empresarios (ANJE) publicó ayer que República Dominicana es el único país de América Latina con sistema político democrático que no ha realizado debates electorales presidenciales, no obstante los esfuerzos realizados por la referida organización desde la década de los 90.

La infografía titulada “RD merece debates electorales”, publicada ayer por esta organización, refleja la fuerte ola de debates electorales presidenciales y televisados que ha formado parte de la agenda política en períodos de campaña de países de América Latina, como resultado de las grandes luchas de diversos sectores por instaurar una cultura política de debates electorales y que se introdujo en las leyes o códigos electorales de países como Brasil, Panamá, Costa Rica y Colombia.

Los directivos de ANJE resaltaron también que los debates electorales representan un espacio idóneo para que los candidatos presenten sus propuestas y para el fortalecimiento de la democracia en el país.

Además, entienden que los debates le ofrecen al candidato un espacio neutro, transparente y equitativo para proyectar sus posiciones, y permiten nivelar la cobertura mediática entre los candidatos, contribuyendo a la eliminación de la inequidad en la distribución de los recursos y el poder en los medios.

La infografía destaca la incidencia de los debates electorales en el ejercicio del voto de forma consciente e informada, ya que, según destacan, cumple un papel esencial en la entrega de información relevante para la decisión de la población votante.

En ese sentido, dijeron que mediante un cara a cara que solo suele darse en espacios de articulación en formato de debates, se le ofrece al votante/televidente un factor de comparación inmediata de las propuestas y de los propios aspirantes al Ejecutivo.

La Asociación favoreció los recientes esfuerzos realizados por la ciudadanía, que se ha apoderado de las redes sociales y medios de comunicación demandando la realización de los “Debates Electorales 2016”, e invitó al resto de la población votante, así como a las organizaciones del sector empresarial, sociedad civil, iglesias y academias a unirse en esta lucha, pues entienden será una pieza clave para contribuir en la abolición de las campañas clientelistas y sin contenido.