1- No olvidar la inscripción

Con el afán por las vacaciones, e incluso por la compra de los útiles escolares, a muchos padres se les complica inscribir o reinscribir a sus hijos en la escuela.

Es bueno tener pendiente que hay límites de tiempo para la inscripción, luego habrá que pagar mora.

2- Coordinar el transporte escolar

Si trabajas y no puedes llevar y recoger a tus hijos a la escuela, debes pensar en un transporte seguro y confiable para su traslado.

Es importante conocer bien al conductor (nivel de responsabilidad, residencia, número de teléfono, familia, etc), además es imprescindible percatarse de que esa persona está apta para conducir un autobús escolar y que el vehículo se encuentra en buenas condiciones.

3- Comprar los útiles escolares

Todos los padres saben que tienen que comprar los útiles escolares; sin embargo, hay ocasiones que se olvidan de los pequeños detalles. Es recomendable hacer listas, tanto de los uniformes, como de los libros, cuadernos y materiales de apoyo para que a los hijs no les falte nada.

4- Saber quién los cuidará en el tiempo libre

Si los niños aún no están en jornada extendida, y el trabajo de los padres no les permite cuidarlos en su tiempo libre, es recomendable determinar con anterioridad quién los cuidará al salir de la escuela.

También es importante ubicar una sala de tarea “de calidad”, no solo para ayudarles en sus deberes escolares, sino para reforzarles áreas en las que tienden a ser menos productivos.

5- Coordinar tiempo para hacer las tareas juntos

Además de ponerlos en una sala de tarea, antes del inicio de las clases, los padres deben sacar tiempo para ayudar a sus hijos y darles el seguimiento que  necesitan en cada área de sus estudios.