Directivos de las juntas de vecinos “21 de Diciembre” y Rafael Colón anunciaron una cadena humana y encendido de velas para este miércoles en protesta por el intento de construir una estación de combustibles en los terrenos de la antigua gallera, próximo donde el Gobierno contempla edificar una escuela pública para la comunidad.  

Expresaron que a partir de mañana iniciará una cadena humana todas las tardes en las principales calles del municipio cabecera y encendido de velas frente a los terrenos donde se contempla instalar la estación de combustibles.

La denuncia la hicieron los comunitarios Manuel Mateo, Argentina Mesa, Manuel Pérez, Víctor Nova y Generoso Nina Uribe, directivos de la junta de vecinos, quienes explicaron que la estación de combustibles que se pretende construir está a nombre de los empresarios Alberto Valdez y Félix Feliciano Rodríguez, a quienes la Sala Capitular del Ayuntamiento ya se le ha aprobado el uso de suelos.

Advirtieron que sin importar los 35 millones de pesos que pagaron quienes planean construir la gasolinera, mantendrán su oposición a la misma, ya que el formulario de autorización de dicha obra es del 20 de junio de 2004 y el terreno fue comprado el 15 de junio de 2015, lo que evidencia una irregularidad en la adquisición de los predios, por lo que piden además una investigación.

Los denunciantes observaron que la Ley 122-000 establece que para construir una estación de combustibles debe establecerse una distancia de 700 metros de los planteles escolares, iglesias, viviendas y comercios.

Añadieron que, sin embargo, donde se contempla instalar la bomba de gasolina se encuentran ubicados la gerencia provincial del Banco Agrícola, una farmacia PROMESE/CAR, una antena de la compañía telefónica Claro, la oficina del Club Deportivo Los Buitres y la escuela pública de tres niveles que construye el gobierno, a cargo del ingeniero Fernando García Mazané, así como el el Instituto Politécnico Loyola y la extensión de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).

Los directivos del Club “21 de Diciembre” y Rafael Colón explicaron que los establecimientos comerciales señalados se encuentran ubicados a menos de 50 metros de distancia, por lo que constituye un peligro para los empleados, clientes y usuarios de las vías adyacentes.

Advirtieron a los gestores de la estación de combustibles que continuarán la lucha y hasta ver abortar la intención de edificar la obra en esos terrenos donde residen cientos de familias  con más de 50 años residiendo en el sector La Gallera de esta ciudad.