Las asociaciones de importadores de vehículos usados anunciaron hoy la paralización de sus importaciones, debido a la implementación por parte de la Dirección General de Aduanas (DGA) de un aumento en la valoración de los vehículos usados, que consideraron de "exagerado".

Así lo informaron en rueda de prensa el presidente de la Asociación de Importadores de Vehículos Usados (Asocivu), Ramón Ramos; el de la Asociación Nacional de Agencias Distribuidoras de Vehículos (Anadive), Luis Taveras; y el de la Asociación de Dealers del Cibao (Adeci), José Fernández.

Los dirigentes advirtieron que los 1,200 dealers que integran esas asociaciones "no se quedarán de brazos cruzados ante los abusos" que, a su juicio, comete la DGA en contra del sector.

Llamaron la atención del presidente Danilo Medina, debido a que, de acuerdo con sus declaraciones, la DGA "ha hecho caso omiso a las demandas justas de los importadores de vehículos".

"Se ha agotado con la DGA los canales del diálogo, hemos visitado en innumerables ocasiones a funcionarios de esa institución para ponerlos al tanto de la situación de dificultad que afecta a nuestros sector", subrayaron.

De acuerdo con los importadores, los intentos "para una salida amigable" han sido "infructuosos".

"Tenemos varios meses demandando una solución, que es a favor de que se implemente un sistema de valoración acorde a lo estipulado entre las partes desde hace varios años, basado en una escala de depreciación real en los vehículos de importación", manifestó Taveras en la rueda de prensa.

Los importadores de vehículos usados destacaron que este sector representa el 66 % de las importaciones del país y que en 2014 los impuestos pagados bajo este concepto rondaron los 3000 millones de pesos.

A la vez, subrayaron que, además, del aporte al impuesto aduanal, el sector tiene una alta incidencia en el pago de impuestos tributarios, sobre la renta, municipales, Transferencia de Bienes Industrializados y Servicios (ITBIS), entre otros