La Policía Nacional informó este lunes que apresó a un vigilante privado que el pasado viernes ultimó de un balazo en la cabeza a un enajenado mental en un hecho ocurrido frente a una entidad bancaria ubicada en el municipio de Higüey, provincia La Altagracia.

Jacinto Mesa, de 58 años, admitió haber ultimado accidentalmente a Kelvin Guerrero Vásquez, de 33 años, de quien dijo que desconocía que era un enajenado mental.

Mesa explicó a las autoridades que Guerrero Vásquez se presentó al establecimiento donde estaba de servicio y trató de penetrar de manera anormal por lo que le impidió la entrada.

Agregó que en esas circunstancias Guerrero Vásquez trató de despojarlo de la pistola que portaba, una Carandai calibre nueve milímetros, serie G28311, propiedad de la empresa de vigilantes para la que trabaja.

Relató que en medio del forcejeo se le escapó un disparo que le impactó en la cabeza causándole la muerte.