El renunciante juez Francisco Arias Valera declaró durante varias horas ante la directora de la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (Pepca), Laura Guerrero, por su presunta participación en actos de corrupción y lavado de activos.

Arias Valera fue conducido, bajo estrictas medidas de seguridad, hasta el despacho de la magistrada Guerrero en la sede de la PEPCA en torno a las 10.00 de la noche, y regresó a la cárcel de Najayo, San Cristóbal sobre las 2.00 de la madrugada, una vez concluido el interrogatorio.

El imputado accedió a declarar después de haberse negado a someterse a interrogatorio el pasado día 6, fecha en la que había sido requerido, debido a la ausencia de su abogado Carlos Balcácer.

El magistrado está acusado de pertenecer a una red corrupta dedicada a vender sentencias, hechos por los que también está imputada la juez Awilda Reyes Beltré, suspendida de su cargo.

Contra ambos se dictaron tres meses de prisión preventiva y permanecen a la espera de que el próximo 20 de enero la Tercera Sala Penal de la Corte Apelación del Distrito Nacional conozca el recurso de apelación interpuesto por los acusados para revocar la medida emitida por el juez de la instrucción especial Ramón Horacio González Pérez.

El pasado 5 de enero, la magistrada Guerrero interrogó a Reyes Beltré por este mismo caso y avanzó que dada la gravedad de la acusación contra ambos imputados, tanto ella como Arias Valera podrían enfrentar penas de hasta 20 años de prisión.