El Consejo Electoral Provisional (CEP) de Haití proclamó hoy oficialmente el inicio de la campaña electoral para los comicios presidenciales previstos para el 9 de octubre próximo, tras la invalidación de los comicios de octubre de 2015 por supuestas irregularidades.

Una segunda vuelta tendría lugar el 8 de enero de 2017, según lo acordado por las autoridades haitianos.

La campaña electoral, según una información del CEP, concluirá el 7 de octubre próximo, dos días antes de los comicios.

El Consejo Electoral aseguró hoy que el proceso "está avanzando y todo está casi listo".

"Hoy empieza la campaña electoral para los próximas elecciones, invitamos a todos los actores a participar en paz y respetar la ley electoral", subrayó en una declaración pública el presidente del CEP, Leopold Berlanger.

Asimismo, dijo que el CEP "está trabajando duro para satisfacer los actores y organizar elecciones honesta y democrático".

"Muchas personas tenían dudas de que las elecciones se iban a realizar, pero hoy estamos listo para empezar", dijo, y recordó que una competición electoral "no es una batalla. Todos tienen que respetar las reglas democráticas".

A la vez, subrayó, que toca al pueblo "sancionar y elegir a sus dirigentes".

Berlanger expresó su intención de que "la campaña refleje a los candidatos y al proceso".

"Sabemos que hay muchas personas que no tienen interés en las elecciones por acciones precedentes (pero) queremos garantizar a las personas que estas elecciones va a ser transparente", argumentó.

Por último, llamó a los electores a participar y a votar masivamente "para proteger el proceso electoral".

Un total de 6.189.160 electores confirman el padrón electoral en el país, donde, según la información, 1.537 de los 12.051 centros de votación ya están listos.

La campaña electoral queda abierta un mes después de que el presidente interino de Haití, Jocelerme Privert, firmara el decreto que convoca a nuevas elecciones el próximo 9 de octubre, tras la invalidación de los comicios del octubre de 2015 por supuestas irregularidades.

Las elecciones del año pasado invalidadas tuvieron un costo de 100 millones de dólares y la mayoría fue financiada por la comunidad internacional.

Desde la creación de una comisión de verificación electoral, que recomendó realizar otra vez las elecciones presidenciales, muchos países donantes expresaron al Ejecutivo provisional haitiano que no ayudarán en la financiación de nuevos comicios.