Una familia de Arizona, Estados Unidos, asegura que un encuentro entre el Papa Francisco y un bebé salvó la vida de la misma.

“El Papa sanó el corazón de nuestro bebé", declaró Lynn Cassidy, madre de la pequeña Ave de ahora un año.

La pequeña nació con síndrome de Down, problemas en la vista, complicaciones de audición y dos huecos en su corazón.

Debido a esa situación la familia decidió llevar en abril del año pasado a la niña de entonces tres meses a Roma, Italia, con la intención de ver al Papa.

Ya en Europa Cassidy asegura que su marido alzó a Ave hacia el Papa, quién le dio un beso en la frente al mismo tiempo que la familia le hacia saber su problema en el corazón.

De acuerdo con la cadena de noticias local “12 News” Cassidy explicó que a su regreso llevaron a la niña a una cita con el cardiólogo, quien diagnosticó que uno de los agujeros de la pequeña había cerrado y el segundo se había reducido a la mitad.

Desde entonces la familia asegura que se trato de alguna obra divina. La historia se dio a conocer en medio de la histórica visita del Papa a Estados Unidos.