Walter Palmer, el dentista estadounidense que fue acusado de asesinar a uno de los leones más famosos de África, rompió el silencio en una entrevista con el periódico "Minneapolis Star Tribune".

Palmer, de 55 años, aseguró que este martes regresará a trabajar en su consultorio de Bloomington, Minnesota, el cual se abrió desde la semana pasada sin él.

"Tengo una gran cantidad de personal y estoy un poco afectado por la interrupción de sus vidas (...) soy un profesional de la salud. Necesito volver con mi personal y mis pacientes, ellos quieren que vuelva. Es por eso que estoy de vuelta” agregó Palmer.

Palmer ha mantenido un perfil bajo desde que se le identificó como el asesino de Cecil, que murió cerca del Parque Nacional de Hwange de Zimbabwe, en África, debido a un ataque con arco y flecha.

"He estado fuera del ojo público viendo a la familia y a los amigos ", dijo, además de negar que se enconraba en la clandestinidad.

Aclaró que lo más duro lo han vivido su esposa y su hija. “Ellas han sido amenazadas en las redes sociales”, afirmó Palmer.

Hasta el domingo, el dentista solo había hecho declaraciones a los medios de comunicación y a sus pacientes por escrito.