Una mujer rusa, apodada como la “abuela destripadora”, fue detenida después de que las autoridades sospecharan que era culpable de la muerte de diez personas.

Tatiana Samsonova, de 67 años, decapitó y desmembró a sus víctimas en la ciudad de San Petersburgo, según las autoridades.

Su detención se llevó acabo durante esta semana, después de que que una cámara de seguridad capturara a la mujer con una bolsa en la que supuestamente llevaba las partes de un cuerpo.

Los restos fueron encontrados cerca de un estanque y correspondían a Valentina Ulanova, de 79 años, de quien Samsonova era cuidadora.

Las autoridades afirman que la extrabajadora de un hotel había escrito sobre sus terribles crímenes detalladamente en diarios que había redactado en diferentes idiomas.

Tras descubrir sus escritos la Policía esta relacionándolos con distintos casos que se quedaron sin resolver desde hace más de 10 años.

Samsonova también está incriminada en el asesinato de un hombre que le alquilaba una habitación en 2003, después de que ella confesara que tras una discusión lo desmembró.

Se teme que otra de sus víctimas fuera su marido que se denunció como desaparecido en el 2005, pero nunca fue encontrado.

Según informes, Samsonova está siendo interrogada por la Policía y ha admitido haber cometido los crímenes pero no se han dado más detalles.