El caso de un hombre británico que se curó de VIH da esperanza a millones de personas en el mundo que padecen esta enfermedad