Salir a las calles durante las horas pico en el Gran Santo Domingo es una odisea para miles de dominicanos que tienen que desplazarse a diario hacia sus lugares de trabajos; peor aún es para los que toman vehículos del transporte público, donde se ven expuestos a la contaminación debido a que estas unidades no presentan las condiciones para brindar un servicio decoroso.

Sin embargo, la Asociación de Importadores de Vehículos Usados (Asocivu) presenta un plan para erradicar los llamados autos “chatarras”.

Se trata de una modificación a ley 12-01 sobre el Medio Ambiente y Biodiversidad, que prohíbe la importación de vehículos de más de cinco años de antigüedad, para que se amplíe a 10 o 12 años la entrada al país para esa entidad suplir los carros en mejores condiciones a los choferes y particulares.

Aunque parezca contraproducente, Luis Manuel Peña, presidente de Asocivu, indica que de esta manera se renovará el parque vehicular del país, “ya que las personas y los choferes del transporte público no tienen recursos para adquirir un carro de 2011 a la fecha”.

Asocivu tiene un plan en marcha para, si se modifica la ley, gestionar a través instituciones bancarias financiamientos para los adquirientes de esos automóviles. “Ya hemos hablado con los bancos para que, por ejemplo, un carro del año 2006 con un valor de 400 mil pesos, una persona pueda aportar 50 mil de inicial y solo pagar una cuota mensual de 7 mil pesos”, agrega.

“Un auto que usa una persona de clase media baja, como el Toyota Corolla 2010, puede costar 580 mil pesos; una Hyundai Santa Fe, 2010 oscila entre 600 y 700 mil pesos. En cambio, los vehículos del 2005 se cotizan en el mercado con 300 y 400 mil pesos y es un vehículo que los transportistas y taxistas pueden adquirir”, sostiene el empresario.

Peña, quien tomó la dirección de Asocivu el 11 de febrero de este año manifiesta que esta medida contribuiría a mejorar la imagen de la ciudad y a incrementar el turismo.

“No lo estamos pidiendo porque un grupo de empresario va a tener mayor resultado económico, sino por la solución a la necesidad de tener un vehículo digno a buen precio”.

Indica que no se trata de uno de esos “Planes Renove” que han hecho por ahí, donde el Gobierno ha tenido que aportar cientos de miles de pesos, y que no ha tenido ningún resultado porque ese dinero no retorna al Estado.

Aporte al Estado

En 2014, los importadores pagaron RD$11 mil 432 millones, 323 mil 848 pesos  en impuestos al Estado y en 2015 se incrementó a 14 mil 497 millones 841 mil 373 pesos.

“Si se ampliara la importación hasta los 12 años, esos ingresos al Estado se duplicarán”, justifica Peña.

Cada carro paga en impuestos un 38% de su valor si viene de los países con acuerdo del DR-CAFTA, y 48% si procede de países independientes.

Antecedentes

En 2015, el Congreso aprobó la ley que ampliaba el margen de cinco a siete años, pero cuando fue enviada al Poder Ejecutivo, el presidente Danilo Medina la vetó.

“Eso nos sorprendió mucho, porque fue una promesa de Danilo Medina cuando estaba en campaña… Él debe acordarse de que fue pobre”, expresa.