El aeropuerto de Bruselas, principal puerta de entrada aérea al país y que conecta principalmente con países de África y Medio Oriente, y una estación de metro muy cercana al edificio sede del Parlamento Europeo, fueron los lugares afectados, con más de una treintena de víctimas fatales y más de un cententar de heridos.