Una vez más el Estado Islámico realizó un violento ataque que causó la muerte de vidas inocentes en Irak.

El grupo terrorista conocido como ISIS (Islamic State of Iraq and Syria) se acreditó en las redes sociales la explosión de un coche bomba en un mercado de la ciudad de Khan Bani Saad, en el norte de Bagdad, que provocó el deceso de por lo menos 100 personas.

Además de las personas fallecidas, cerca de 50 comercios fueron destruidos y más de 70 automóviles terminaron calcinados por la fuerte explosión que dejó un cráter en el suelo.

De acuerdo a las autoridades locales, la detonación derrumbó casas y edificios que aplastaron a las personas, que buscaban alimentos en la celebración del final del ayuno del Ramadán.

El atentado es uno de los mas mortíferos desde que el grupo yihadista conquistó grandes áreas de Irak en junio del año pasado y proclamó el califato en ese país y en Siria.