La auditoría practicada por la Cámara de Cuentas (CC) a la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado (Oisoe) correspondiente al período 2010-2013 no ha desvelado ningún dato relativo a la mafia que operaba en la institución y que motivó el suicidio de un ingeniero.

Según el informe, los estados financieros presentan razonablemente, en todos los aspectos materiales, los ingresos recibidos y desembolsados, informó la institución en un comunicado.

"Los estados financieros presentan razonablemente, en todos los aspectos materiales, los ingresos recibidos y desembolsados realizados por la Oisoe, por los años terminados al 31 de diciembre de 2010, 2011, 2012 y 2013", dice el informe legal de la Cámara de Cuentas.

Esta es la segunda auditoría hecha a la gestión de Miguel Pimentel Kareh al frente de la entidad, siendo la primera sobre los trabajos de remodelación y equipamiento del hospital Darío Contreras.

Hace poco, la directora de la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa informó de que estaba a la espera de los resultados de dicha auditoría para determinar si procedería o no a someter a la justicia a Pimentel Kareh.

En septiembre del año pasado el trabajador de la Oisoe David Rodríguez García, se suicidó en un baño de la sede, donde dejó una nota en la que acusaba de extorsión a varias personas de la entidad, hecho que llevó a la detección de diversas irregularidades.

El pasado 31 de octubre, se dictaminó la apertura de juicio de fondo contra los trabajadores Alejandro de los Santos, Joel Soriano, Julio Rafael Pérez Alejo, apodado como "el hombre del maletín", y Juan Ernesto Romero Pérez, por su supuesta participación en dicha mafia.