Más de 8.500 personas han sido evacuadas en la República Dominicana por el huracán Matthew, que mantiene 15 de las 32 provincias del país en alerta roja (máxima), informaron hoy los organismos de emergencia.

Del total de afectados, 8.180 se desplazaron a casas de amigos o familiares, mientras que 366 se encuentran en albergues oficiales, anunció el Centro de Operaciones de Emergencias (COE).

Matthew, de categoría 4, se localiza a unos 450 kilómetros al suroeste de cabo Beata, provincia Pedernales (suroeste de la República Dominicana) y a unos 460 kilómetros al suroeste de Puerto Príncipe, Haití, según la Oficina Nacional de Meteorología (Onamet). El fenómeno se desplaza lentamente hacia al norte a unos 9 kilómetros por hora, con vientos máximos de 215 km/h, de acuerdo con un boletín de la Onamet de las 6.00 hora local (12.00 GMT).

Las autoridades dominicanas cifran en medio millón el número de personas que prevé que se desplacen en las provincias más vulnerables, producto de los efectos del ciclón.

Debido a posibles inundaciones repentinas urbanas y rurales, crecidas de ríos arroyos y cañadas, así como deslizamientos de tierra, el COE estableció la alerta roja en 15 provincias, otras nueve en alerta amarilla y siete en nivel verde.

Como consecuencia de esta situación, las clases quedarán suspendidas hasta el miércoles en las 24 provincias que se encuentran en alerta roja y en alerta amarilla.

La docencia continuará con normalidad en las 7 provincias restantes.

El COE recordó hoy que todas las embarcaciones deben permanecer en puerto debido a vientos y olas anormales, en todas las costas del país.

Asimismo, prohibió el uso de las playas y los deportes acuáticos en todas las costas del país, así como todas las actividades recreativas en montaña y el uso de balnearios en ríos, pozas, canales y arroyos.

Se dispuso, además, que todas las instituciones responsables del suministro de agua potable adopten medidas para garantizarlo y para evitar enfermedades derivadas del consumo de aguas contaminadas.

Por tal motivo, el gobierno solicitó a la población evitar el consumo de aguas que no estén debidamente potabilizadas, así como el baño en pozos.