Las autoridades francesas encontraron un cinturón suicida dentro de un contenedor de basura en el suburbio Montrouge al sur de París.

En los primeros informes se declaró que el artefacto era similar a los utilizados en los atentados del 13 de noviembre.

El artefacto se encontró cerca de la zona donde fue rastreado el terrorista Salah Abdeslam la misma noche.

De acuerdo con el periódico "El Mundo", la Policía sospecha que el terrorista decidió no activar los explosivos antes de huir de Bélgica.

Además de que su desaparición podría estar relacionada con el miedo a las represalias por no cumplir con su misión.