Una encuesta realizada por el portal Jetcost entre 718 empleados de distintas aerolíneas reveló que 89 por ciento de los asistentes de vuelo han roto las normas de su empleo y tienen un lado oscuro.

Y es que de esos sonrientes auxiliares de vuelo que se dedican a explicar cómo salvar la vida en caso de accidente aéreo, un 14 por ciento rebeló que también estuvo dispuesto a tener sexo con los pasajeros.

Mientras otro 21 por ciento prefiere pasar el tiempo con alguno de sus compañeros.

Sin embargo, estas no son las únicas reglas que han incumplido. El 20 por ciento de encuestados admitió dar mal el cambio a los pasajeros luego de realizar una compra.

El 54% de ellos lo hizo devolviendo al cliente cambio con una moneda diferente, esto debido a que los pasajeros normalmento no lo revisan.

El 28% de los encuestados confiesa haber mentido a los pasajeros acerca de la disponibilidad de los productos.

Y otro siete por ciento aceptó propinas y regalos de los viajeros, situación que esta prohibida por las aerolíneas.