El Sistema Nacional de Atención a Emergencias y Seguridad 9-1-1 continúa la capacitación y el entrenamiento del personal de asistencia para San Cristóbal y Haina, concluyendo con éxito la supervisión del Sistema de Información Geográfica (GIS).

Así lo informó ayer el ministro de la Presidencia, Gustavo Montalvo, al afirmar que desde el 911 se realizó un levantamiento para verificar que la cartografía esté actualizada en las nuevas zonas de servicio, lo que permite que al momento de recibir las llamadas los operadores puedan rápidamente determinar su procedencia.

“En esta cartografía están definidos los ejes viales, los cuales verifican el tamaño de la vía y qué tipo de vehículo puede llegar a la misma, así como puntos de referencia, capas hidrográficas, áreas verdes, y cualquier otra información que sirva de apoyo para llegar al lugar de la emergencia en el menor tiempo posible”, explicó el alto cargo.

La recopilación de estas informaciones de georreferencia de las zonas de Haina y San Cristóbal se inició con un levantamiento de campo, visitando el lugar y confirmando las informaciones de los mapas, lo que permitió agregar y modificar datos propios del crecimiento poblacional, así como la ratificación de los nombres y números de las calles, los cuales permitirán brindar el servicio de calidad y a tiempo que ha caracterizado al 9-1-1 desde sus inicios.

El Gobierno también entrenó los operadores para conocer los territorios de la cobertura, desglosando las calles, avenidas y los puntos de referencia, acercando así al personal que recibe las llamadas a la realidad del ciudadano que se encuentra en una situación de emergencia.

“Continuamos trabajando de manera acelerada para que a la mayor brevedad posible los habitantes de San Cristóbal y Haina puedan tener acceso al 911”, dijo Montalvo a través de la Dirección General de Comunicación (Dicom).