El presidente de Siria, Bachar al Asad, afirmó este domingo que la nueva alianza formada entre Rusia, Irán, Siria e Irak para combatir al Estado Islámico (EI) debe “tener éxito” si no se quiere que toda la región quede “destruida” por el terrorismo.

Al Asad se expresó así en una entrevista con la televisión pública iraní, en la primera ocasión en la que el mandatario sirio se expresa públicamente tras el inicio de los bombardeos rusos en territorio sirio contra los enemigos de su régimen.

“Debe triunfar. De otro modo toda la región, no sólo uno o dos países, serán destruidos. Tengo total confianza en que será así”, afirmó al Asad, antes de subrayar que el apoyo externo que en la actualidad tienen los grupos terroristas que operan en Siria e Irak hará sin duda que el triunfo de esta coalición “sea muy costoso”.

En la larga entrevista, el presidente sirio advirtió a los países occidentales liderados por EE.UU., que también están bombardeando Siria, que si verdaderamente desean combatir el terrorismo de forma “seria y auténtica”, lo mínimo que deben hacer es “terminar con el apoyo” que les dan.

Al Asad apuntó que los países que han iniciado esta nueva alianza contra el terrorismo en la región tienen “visión y experiencia” y todos lo han padecido.

“Irán y Rusia han sufrido distintos tipos de terrorismo. Cuando estos países se unen y luchan contra él con militares y colaboran en áreas de seguridad e información, esta coalición, sin duda alguna, logrará resultados reales en el terreno, particularmente porque también tienen el apoyo internacional de países que no tienen una implicación directa en esta crisis”, añadió.

Para al Asad, eso choca con la visión occidental, que “siempre buscó apoyar el terror, la colonización y enfrentarse a los pueblos”, añadió.

El fracaso de Occidente

Precisamente, Al Asad insistió en que los ataques occidentales contra Estado Islámico han fracasado tras más de un año de bombardeos porque “aquellos que apoyan el terrorismo no pueden combatirlo”.

“¿Cómo pueden los EE.UU. y sus aliados luchar contra el EI si su más cercano aliado, Turquía, lo apoyan y le permiten cruzar fronteras y traer armas, dinero y voluntarios? Si hubieran querido, habrían metido presión en ese país”, indicó.

Al Asad también insistió en la entrevista en que los bombardeos rusos se están realizando en total coordinación con el Ejército sirio y a petición de su gobierno.

Rusia comenzó el pasado día 30 una intervención aérea en Siria en defensa del Gobierno de Al Asad, su principal aliado en la región.

Según Rusia, los primeros bombardeos tuvieron como objetivo “armamento pesado, nudos de comunicación, medios de transporte y arsenales de armas, municiones y materiales explosivos pertenecientes a los terroristas del EI”.

Desde Occidente no han cesado de producirse críticas a esta intervención rusa y a la alianza estratégica de al Asad con Teherán, Bagdad y Moscú.

El presidente estadounidense, Barack Obama, afirmó que “está claro” que las fuerzas rusas “no distinguen entre el Estado Islámico y la oposición moderada suní” y que los bombardeos son “una receta para el desastre”. METRO