El Gobierno de Bahamas no confirmó hoy muertes por el paso del huracán Joaquín por el archipiélago, días después de que el fenómeno atmosférico azotará con especial virulencia el área sur del territorio atlántico, mientras continúan los trabajos para llevar ayuda a las zonas más afectadas.

El primer ministro de Bahamas, Perry Christie, dijo ante las cámaras del canal público ZNS que aunque es todavía pronto para ofrecer un balance final, de momento no hay muertes confirmadas por el paso de Joaquín por el archipiélago.

Christie matizó que los informes que recibió de la Policía no revelan muertes, contrario a lo que habían indicado el sábado medios locales.

El primer ministro matizó que dada la magnitud de los efectos de Joaquín no se puede descartar todavía la posibilidad de víctimas, dado que los equipos de trabajo continúan accediendo a la áreas más remotas del archipiélago.

Christie reveló que fueron rescatadas nueve personas que habían quedado aisladas en el Cayo Samaná, situado en la región centro de Bahamas.

Destacó que los principales esfuerzos del Gobierno se dirigen ahora a llevar la ayuda necesaria a las zonas más afectadas por los efectos del huracán.

Equipos de rescate, que incluyen servicios sociales, trabajan sobre el terreno en las islas de Acklinns, Crooked e Isla Larga, las más afectadas por el paso de Joaquín.

El primer ministro informó que a las labores que lleva a cabo La Agencia Nacional para el Manejo de Emergencias (NEMA, por su sigla en inglés) se han sumado equipos de rescate llegados de Estados Unidos y el Reino Unido.

Los trabajos de campo incluyen el restablecimiento de las telecomunicaciones tras la caída de torres de la Compañía de Bahamas de Telecomunicaciones, en especial en Isla Larga y Crooked.

La ministra de Servicios Sociales, Melanie Griffin, indicó que equipos de su departamento están listos para llevar ayuda a la población en las áreas más afectadas por el paso de Joaquín.