El Banco Central de la República Dominicana (BCRD) anunció hoy que aumentó su tasa de política monetaria (TPM) de 5.00 % a 5.50 % anual, una medida que será efectiva a partir del 1 de noviembre.

De acuerdo al esquema de gestión de liquidez de corto plazo del BCRD, la tasa de depósitos remunerados (overnight) se aumenta de 3.50 % a 4.00 % anual y la tasa de facilidades de expansión (repos), se incrementa de 6.50 % a 7.00 % anual.

En un comunicado, el BCRD precisó que la decisión en torno a la tasa de referencia tiene un carácter preventivo y persigue generar certidumbre a los agentes económicos.

Esta medida toma en consideración el balance de riesgos en torno a las proyecciones de inflación, las expectativas del mercado, el contexto macroeconómico interno, así como el entorno internacional relevante para la economía dominicana; en particular las expectativas al alza de las tasas de interés de la Reserva Federal (FED), la tendencia reciente de mayores precios internacionales de petróleo y la incertidumbre que ha generado en mercados internacionales el proceso electoral de EE.UU, entre otros.

En septiembre, recordó el BCRD, la tasa interanual de inflación se situó en 1.35 %, mientras la inflación acumulada alcanzó 0.35% al cierre de ese mes.

Asimismo, la inflación subyacente interanual, relacionada con las condiciones monetarias, ascendió a 1.78 por ciento.

En ente emisor indicó que si bien la inflación se ha mantenido de forma persistente por debajo del rango meta y la economía ha crecido a tasas por encima de su potencial, este comportamiento obedece al choque positivo de oferta, asociado principalmente a la caída de los precios internacionales del petróleo.

No obstante, durante los últimos meses se ha observado un incremento gradual en los precios del petróleo, mientras las proyecciones señalan que este proceso continuaría en el horizonte de política.

En ese sentido, las proyecciones de inflación para 2017 indican una moderada tendencia al alza, lo que podría implicar potenciales riesgos de desvíos de la meta de inflación de 4.0 % ± 1.0 %.

De la misma manera, mayores precios del petróleo tendrían un impacto sobre el resultado proyectado de la Cuenta Corriente. Igualmente, según datos de la Encuesta de Expectativas Macroeconómicas, se observa un comportamiento al alza de las expectativas de inflación del mercado por parte de los agentes económicos.

En el comunicado, el Banco Central reafirmó su compromiso "de continuar conduciendo la política monetaria orientada al logro de su meta de inflación y al mantenimiento de la estabilidad macroeconómica, a la vez que seguirá monitoreando la evolución de la economía mundial y la coyuntura doméstica, a fin de adoptar las medidas necesarias ante riesgos sobre la estabilidad de precios y el buen funcionamiento de los sistemas financiero y de pagos".