El mandatario de Estados Unidos, Barack Obama, denunció este martes, en una jornada crucial de las primarias para las presidenciales, el tono “vulgar” de la campaña, en referencia, aunque sin nombrarlo, al millonario Donald Trump.

“Hemos escuchado discursos vulgares y fuentes de división que afectan a las mujeres, a las minorías”, declaró Obama durante un encuentro con legisladores, y recordó que esos discursos tienen un impacto mucho más allá de las fronteras de Estados Unidos.

“¿Quiénes somos?, ¿cómo se nos percibe en el mundo? El mundo está atento a lo que decimos y a lo que hacemos”, destacó.

Donald Trump es acusado por sus adversarios, incluso en el seno del propio Partido Republicano, de alimentar una atmósfera cada vez más tóxica en torno a su campaña después de que las tensiones y los actos de violencia marcaran varios mítines el fin de semana.

“Todos debemos preguntarnos acerca de lo que hemos hecho para contribuir a esa atmósfera malsana”, agregó Obama. “A pesar de que algunos tienen más responsabilidad que otros, nos atañe a todos rectificar la tendencia”.

“La animosidad produce más animosidad”, advirtió. “Es necesario que esto termine. Esto no tiene nada que ver con lo políticamente correcto, se trata de un comportamiento corrosivo que puede debilitar nuestra democracia, nuestra sociedad e incluso nuestra economía”, advirtió.