El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, cree que su peor error ha sido “probablemente” la falta de seguimiento tras la intervención militar en Libia en 2011, que condujo a la caída del régimen de Muamar Gadafi.

Consultado en Fox News por su “peor error”, Obama respondió: “Probablemente no haber ejecutado un plan para el “después”, el día siguiente de lo que fue, creo, una intervención justificada en Libia”.

El mandatario ha reconocido en diversas oportunidades que Estados Unidos y sus aliados hubieran podido hacer más después de la intervención en Libia, en la que una coalición liderada por Francia y Reino Unido, y relevada luego por la Otan, realizó en 2011 ataques aéreos.

Obama se refirió en particular a esta cuestión en la Asamblea General de la ONU en septiembre pasado, reconociendo que Washington tenía también una parte de la responsabilidad.

“Libia está hundida en el caos”, reconoció a mediados de marzo en una entrevista publicada en la revista The Atlantic.

Después de la caída de Gadafi, el Estado libio se derrumbó, milicias rivales se disputaron el poder y la organización Estado Islámico (EI) aprovechó la situación para aumentar su poderío.

“Cuando me pregunto por qué salió mal, me doy cuenta de que yo estaba convencido de que los europeos, dada la proximidad de Libia, estarían más implicados en el seguimiento”, agregó.