El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, presentó desde la Casa Blanca el plan para cerrar la cárcel de Guantánamo, una promesa que hizo desde su primera campaña electoral en 2008. Obama explicó que Guantánamo costó casi 450 millones de dólares el año pasado y no provoca ningún avance en la seguridad nacional.

El mandatario afirmó que mantener esta instalación abierta es contrario a los valores del país.
“Hoy (ayer) el Departamento de Defensa presenta al Congreso nuestro plan para cerrar el centro de Guantánamo de una vez por todas”, dijo Obama.

Para su plan, el mandatario aclaró los siguientes cuatro puntos:

“En primer lugar, vamos a transferir de forma segura y responsable a otros países a 35 de los 91 detenidos”.

“En segundo lugar, vamos a acelerar las revisiones periódicas de los presos restantes para determinar si su detención es necesaria”, agregó Obama.

“En tercer lugar, vamos a continuar usando herramientas legales para hacer frente a los detenidos que aún permanecen bajo la ley de la detención de guerra”.

“En cuarto lugar, y por último, vamos a trabajar con el Congreso para encontrar un lugar seguro en los Estados Unidos para mantener a los detenidos restantes”.