Autoridades de Iraq aseguraron que un bebé fue asesinado por Estado Islámico y utilizado como prueba de campo.

El pequeño fue secuestrado como un castigo hacía su padre, quien al parecer había asesinado a militantes del grupo terrorista.

Según información del director del comité de seguridad de la provincia de Diyala, Saquid al-Husseini, el niño fue utilizado para una demostración a los militantes en entrenamiento. En la que se mostraba cómo colocar bombas a un individuo, informó el portal de noticias "Iraq News".

La explosión se realizó vía control remoto, en una región cercana a Ash-Sharqat, en Salahuddin, una provincia al norte del país.

Esta no es la primera vez que el ISIS utiliza un pequeño como parte de su estrategia de guerra. Según el diario británico "Daily Mail", jóvenes de 14 años han sido los encargados de detonar explosivos, cerca de territorios enemigos.