Sobre la medianoche, la Junta Central Electoral (JCE) perfilaba al presidente de la República, Danilo Medina, como ganador en primera vuelta de las elecciones de ayer, lo que le mantendría reservado su asiento en el Palacio Nacional por cuatro años más.

Después de casi seis horas de difusión de datos obtenidos por la vía electrónica, Roberto Rosario, presidente de la JCE,  encabezó la lectura del primer boletín, que reportaba el escrutinio manual del 18% de los colegios electorales. El resultado: Partido de la Liberación Dominicana (PLD) y aliados 480,285 votos, para el 61.91%; Partido Revolucionario Moderno (PRM) y aliados, 272,483 votos, para el 35.13%.
Hasta ese momento, los votos emitidos sumaban 792,927, los validos 775,746, los nulos 17,734, con 303 observados.

Muy de lejos, a Abinader le seguía Guillermo Moreno, del partido Alianza País (Alpaís), con 1.96% de los votos válidos. Elías Wessin Chávez, del Partido Quisqueyano Social Demócrata (PQDC); Minou Tavárez Mirabal, de la Alianza por la Democracia (APD); Pelegrín Castillo, de la Fuerza Nacional Progresista; Hatuey De Camps, del Partido Revolucionario Social Demócrata (PRSD), y Soraya Aquino, del Partido de la Unidad Nacional (PUN), no alcanzaban el 1%.

Este boletín incluyó los resultados municipales y legislativos.

Los 16 años de dominio peledeísta

La confirmación de esta tendencia daría a Danilo Medina su segundo mandato consecutivo, para el que se postuló gracias a una reforma constitucional que ha sido objeto de denuncias de supuesta compra de conciencias, esto aparte de que significó que tanto el PLD como su aliado, el Partido Revolucionario Dominicano (PRD), repitieran con sus legisladores y con la mayoría de sus alcaldes.

Cuatro años más para Medina, que se candidateaba por tercera vez, y una cuarta fue precandidato derrotado por el exmandatario Leonel Fernández, da al PLD su quinto período presidencial, el cuarto de forma consecutiva.

En 2020 serán 16 años de dominio peledeísta contínuo en el Ejecutivo, con el ya sabido control sobre otros poderes e instancias estatales.

Manual Vs. electrónico

La disyuntiva entre conteo manual y el método electrónico traspasó la jornada de las votaciones.
El resultado del escrutinio digital llegó temprano, como estaba previsto, pero las circunstancias hicieron que el boletín llegara pasadas las 12:00 de la medianoche.

En el balance obtenido de forma electrónica, ya se sobrepasaba el 24% de los colegios electorales.

Luis Abinader, cuyo equipo político había objetado la decisión de la JCE de publicar los datos que obtuvo por la vía digital, había anunciado una rueda de prensa para las 10:00 de la noche, pero más tarde su oficina informó que la suspendía. Geanilda Vásquez, directiva del PRM, explicó que, como no había información con validez jurídica, la organización no podía fijar posición.

“Los resultados que está emitiendo la JCE son preliminares, violando lo acordado y dispuesto por la propia JCE”, había declarado antes Luis Abinader.

Mientras eso ocurría en el comando de campaña de Abinader, en la calle Euclides Morillo de la capital, en la avenida Sarasota, en el comando de campaña de Medina, y en la Independencia, en la casa nacional del PLD, había un ambiente festivo y hasta se preparaba una fiesta que quedó postergada.

A las 11:00 de la noche, el movimiento no partidista Participación Ciudadana refutó los alegatos que había presentado Roberto Rosario para publicar los números que arrojaban los lectores electrónicos.

Para Rosario, cuando la JCE acordó realizar tanto conteo manual como electrónico en los tres niveles de votación, implicaba que primero se difundía lo que arrojaban los dispositivos tecnológicos y luego se validaba con el método tradicional. Alegó que ese procedimiento quedó autorizado con una sentencia del Tribunal Superior Electoral, hasta donde llegó la discusión.

Pero para Participación Ciudadana, ese fallo no se refiere a presentar el resultado del conteo electrónico antes de tener el del conteo manual, dijo Josefina Arvelo, coordinadora de la entidad.

Alegó que se entendía que se difundiría los resultados digitales una vez se confirmara la coincidencia con el manual o se publicarían los manuales, si ambos diferían.

Aunque con el boletín parecía que bajaban las tensiones, desde las provincias y de algunas mesas del Gran Santo Domingo llegaban denuncias de retrasos en la contabilidad manual de las boletas electorales. Muchos colegios electorales continuaban trabajando próximo a la 1:00 de la mañana.

“¡Atención! A nuestros delegados permanecer en sus colegios defendiendo la voluntad del pueblo dominicano”, había publicado en Twitter Abinader, pasadas las 7:00 de la noche, adelantándose a esta situación.