Las autoridades de Brasil condenaron a 19 años y 4 meses de prisión al expresidente de la constructora Odebrecht, el ejecutivo Marcelo Odebrecht por el escándalo de corrupción de Petrobras. En diciembre pasado, renunció a la dirección y a los consejos de administración de las compañías del grupo.

La sentencia judicial fue dictada en primera instancia por el juez federal Sergio Moro, ante la que cabe recurso por parte de la defensa, por los delitos de corrupción pasiva, lavado de dinero y asociación para delinquir.

De acuerdo con el auto de Moro, en uno de los varios sobornos contemplados por la Justicia, la compañía Odebrecht entregó entre marzo de 2010 y agosto de 2011 poco más de 4,4 millones de dólares y 1,9 millones de francos suizos (unos 1,92 millones de dólares) a directivos de la petrolera.

"Las coimas fueron pagadas para que ellos (los altos cargos de la estatal) no obstaculizaran el funcionamiento del cártel y los ajustes fraudulentos de las licitaciones, comprando su lealtad en perjuicio de Petrobras", apuntó el juez.

En la misma sentencia también fueron condenados otros ejecutivos de Odebrecht: Marcio Faría da Silva (19 años y 4 meses), Rogerio Santos de Araújo (19 años y 4 meses), Cesar Ramos Rocha (9 años y 10 meses) y Alexandrino de Salles Ramos de Alencar (15 años y 7 meses).

Igualmente, la Justicia consideró culpables a los exdirectores de la petrolera estatal Renato Duque (20 años), Pedro Barusco y Paulo Roberto Costa y el dueño de casas de cambio Alberto Youssef.

En el caso de Barusco, Costa y Youssef, las penas se verán reducidas por tener un acuerdo de delación premiada con la Justicia.

La constructora Odebrecht y otras de las mayores constructoras del país están siendo investigadas por la supuesta sobrevaloración de contratos con Petrobras y por los sobornos que, de acuerdo con el Ministerio Público (fiscalía), eran repartidos entre empresarios, altos cargos de la petrolera y políticos próximos al Gobierno.