La Comisión especial del 'impeachment' contra Dilma Rousseff marcó en la noche de este lunes el camino hacia la destitución de la mandataria.

Treinta y ocho de los miembros de la comisión votaron a favor del proceso y 27 se mostraron contrarios, de modo que el documento será votado el próximo domingo en el pleno de la Cámara de los Diputados.

Donde se necesita el voto de dos tercios de los legsladores (342 de 513) para prosperar y ser enviado al Senado.

Rousseff enfrenta la posibilidad de un juicio político debido a la acusaciones de la oposición, que señala que la mandataria habría intervenido en las cuentas públicas en 2014, año de su reelección y a inicios de 2015.

De acuerdo con opositores y encuestas, el proceso es algo que desea la mayoría de los brasileños. Por su parte, los partidarios de Rousseff señalan que se trata de una mala jugada de sus adversarios para tomar el poder.

Por la tensa situación que se vive en el país, las autoridades instalaron una valla en la explanada del Parlamento, previniendo un enfrentamiento entre miles de manifestantes a favor y contra del juicio político.