Las noticias relacionadas con los “aviones súper tucanos”, que tanto dieron de qué hablar durante el gobierno del expresidente Leonel Fernández, vuelven a entrar en escena, al abrirse otro capítulo de los presuntos sobornos por parte de la empresa fabricante en Brasil a personal dominicano.

Se trata de la disposición del asesor de ventas, Elio Moti Sonnenfeld, de cooperar con las autoridades brasileñas, quienes investigan presuntos casos de sobornos a nivel mundial de la empresa fabricante de los “tucanos”, Embraer SA.

De acuerdo con el diario estadounidense The Wall Street Journal, Moti Sonnenfeld admite haber pagado sobornos para favorecer a Embraer SA. Además, declaró a los fiscales brasileños que él cree que los principales ejecutivos de la compañía, incluido el presidente ejecutivo, Frederico Curado, tenían conocimiento sobre los pagos ilícitos a la venta de aeronaves militares en República Dominicana.

El pasado miércoles, Embraer informó, a través de un comunicado que estaba dando “total cooperación” en el caso contra Frederico Curado, no obstante la compañía no tocó el tema de las declaraciones de Moti Sonnenfeld, tras alegar que los resultados de la investigación realizada por abogados de la empresa son confidenciales y por lo tanto solo han sido revelados a los investigadores del Estado brasileño.

El año pasado, Sonnenfeld dijo a los investigadores que había recibido 3.4 millones de dólares en comisión por Embraer por un trabajo profesional que nunca realizó y que traspasó como soborno a oficiales de República Dominicana.

“Oficiales dominicanos”

Sonnenfeld alegó que inicialmente no tenía ninguna relación con la venta de los tucanos a República Dominicana, pero luego le fue solicitado participar en el proceso para traspasar el dinero.

El Wall Street Journal explica que el soborno, de acuerdo con las investigaciones, fue pagado con posterioridad al acuerdo de venta que ayudó a asegurar el contrato que tenía un valor de 92 millones de dólares por los ocho tucanos.

Las investigaciones aseguran que tras la venta ejecutada en 2008, el oficial dominicano que recibió el soborno creó una compañía de carpeta a través de la cual recibió el dinero.

El departamento de control interno de Embraer percibió un primer pago irregular en abril 2009 por 100 mil dólares, esto llamó la atención y debieron de crear otros métodos para concluir el pago. Así que Sonnenfeld, que era una persona conocida en la compañía, llamó menos la atención.

Para esto a Sonnenfeld se le asignó la labor de representante de ventas en Jordania. Su contrato, de acuerdo con las investigaciones criminales, fue el pretexto para desembolsar el pago total de la comisión por 3.4 millones de dólares y esa suma fue luego enviada al oficial dominicano.

Más tarde, en marzo de 2010, dos altos ejecutivos de la compañía, Aguiar y Rimol, firmaron un acuerdo con él, lo que fue llamado como algo extremadamente atípico, ya que el pago realizado en 2009 fue previo al trabajo realizado.

“Ellos nunca hubiesen firmado ese contrato sin la aprobación del presidente ejecutivo Frederico Curado”, dijo Moti Sonnenfeld. Sonnenfeld aseguró que nunca intercambió correos electrónicos o tuvo alguna discusión con el oficial dominicano, tampoco con Aguiar ni Remoli.