En medio de la crisis política que atraviesa Brasil, el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), que lidera el vicepresidente Michel Temer, decidió que saldrá de la coalición gobernante que comanda Dilma Rousseff, en lo que representa un duro golpe para el Gobierno.

La decisión, que puede traer consecuencias políticas para Rousseff, fue tomada por unanimidad, y en solo tres minutos,  por la dirección nacional del PMDB, la mayor fuerza política del país.

El voto fue por aclamación, de pie y con gritos de “Fuera PT” El partido se declaró “independiente” del Partido de los Trabajadores (PT) después de 12 años de alianza. Se adelantó así a un posible juicio político contra la mandataria.

Se queda sola

Temer es el vicepresidente de la República y presidente nacional del PMDB, hasta ahora el mayor aliado de Rousseff. La ruptura dará más fuerza al proceso con miras a destituir a la mandataria que tramita en el Congreso. Temer asumiría el cargo en caso de destitución de la presidenta.

El 23 de marzo, faltando cinco meses para los primeros Juegos Olímpicos en Sudámerica, dejó el cargo el ministro de Deportes, George Hilton.

En el encuentro de los caciques partidarios se ordenó la entrega de todos los cargos que los afiliados a esa formación tienen en el Gobierno. Esto podría obligar, en principio, a la renuncia de los siete ministros que tiene el PMDB en el gabinete.

El domingo, el vicepresidente había adelantado al exmandatario Inácio Lula Da Silva que la ruptura con el PT era irreversible.

Temer tiene un “plan de gobierno” en caso de que Dilma sea destituida, que incluye recortes de los programas sociales, privatizaciones y una mayor apertura comercial. Pero para ejecutar su plan primero debe llegar al poder.

La presidenta Rousseff quedó al borde de las destitución, ya que el PT necesita un tercio de los votos (172 de 513 diputados) para frenar el proceso de impeachment y el PT con sus socios menores no llegaría a ese umbral.

Dilma es acusada por supuesta manipulación de las cuentas públicas en 2014 para esconder el déficit fiscal, según un fallo del Tribunal de Cuentas de la Unión (TCU).

Si el proceso sigue adelante y la presidenta es apartada de su cargo, Temer asumiría el poder por hasta 180 días mientras el Senado decide su futuro.

El lunes el ministro de Turismo, Henrique Alves, se convirtió en el primer funcionario del PMBD en salir del Gobierno y ahora solo es cosa de tiempopara ver si otros ministros o el propio Temer siguen su camino.