Este viernes la Comisión especial del Senado Federal de Brasil inició la votación que deliberará sobre la apertura de un juicio político contra Dilma Rousseff, la actual presidenta.

Cerca de las 10:30 horas, tiempo local, comenzó la sesión donde 21 miembros del senado votarán sí continúa o no el proceso al cual Rousseff se enfrenta debido a la acusaciones de la oposición, que señalan que la mandataria habría intervenido en las cuentas públicas en 2014, año de su reelección y a inicios de 2015.

La votación se realizará por panel electrónico. Los líderes de partidos políticos y de bloques tienen derecho a argumentar su votación durante cinco minutos.

De ser aprobado, pasará a manos del plenario de la cámara alta para determine definitivamente si abre o no el juicio de destitución.

En caso de ser así, se tiene previsto que el 11 de mayo, 81 senadores voten. Cada uno de los funcionarios tendrá en promedio 15 minutos para intervenir en el debate lo que podría hacer que la sesión dure 20 horas.

La propuesta deberá ser aprobada por una mayoría simple, o 41 votos, si los 81 senadores están presentes, informó el diario brasileño "O Globo".

Se prevé que la decisión sea declarada hasta el 12 de mayo, por lo largo del proceso.

En caso de ser aprobada Rousseff será notificada y a partir de entonces la mandataria tendrá que abandonar su cargo durante los 180 días siguientes, para enfrentarse al  juicio político.