Durante su visita a los Estados Unidos, la presidenta brasileña Dilma Rousseff y el mandatario Barack Obama, pusieron sobre la mesa el tema del cambio climático.

En la reunión bilateral que mantuvieron los mandatarios, también se incluyeron los temas del comercio, así como el desarrollo del mismo en ambos países.

Además dejaron atrás el tema del espionaje. que habían tensado su relación.

Mediante una conferencia de prensa en la Casa Blanca, el presidente estadounidense alabó al gobierno brasileño como potencia mundial. El presidente Obama declaró confiar plenamente en Rousseff.

Por su parte la mandataria reconoció que las relaciones con Estados Unidos están siendo positivas.

Es la primera visita de la presidenta Rousseff a Washington desde la cancelación de su viajes anterior, hace dos años, a raíz de los escándalos de espionaje realizados por la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense, informó el periódico británico "The Guardian".